En Guyana Francesa mal de Chagas infecta dos veces al año

By Zadie Neufville


El siguiente artículo fue publicado por SciDev.Com el 9/3/2016
Los habitantes de la Guyana Francesa enfrentan un doble riesgo de infectarse con la enfermedad de Chagas: en febrero, cuando se produce un ‘pico’ de corta duración, y entre setiembre y noviembre, según un estudio que encontró variaciones bianuales en la abundancia de los insectos triatominos, vectores de la enfermedad, en ese país. 

“Las limitaciones prácticas que esta doble amenaza plantea sobrepasan las capacidades de los equipos locales de control del vector”, explica Sebastian Gourbiere, autor principal del artículo publicado en Plos Neglected Diseases (11 de febrero).

Añade que ello dificulta que las comunidades afectadas controlen los insectos de la misma forma que “en lugares donde los triatominos muestran un único pico anual de abundancia”.

“Las limitaciones prácticas que esta doble amenaza plantea sobrepasan las capacidades de los equipos locales de control del vector”.

Sebastian Gourbiere

chagas_infographic
Por lo tanto, la fumigación con insecticidas es insuficiente para proteger a las poblaciones en riesgo, requiriéndose medidas adicionales como mosquiteros y erradicación de criaderos para reducir efectivamente el número de personas afectadas anualmente, recomendaciones válidas para todos los países endémicos de esta enfermedad.

El mal de Chagas, o tripanosomiasis, es una enfermedad inflamatoria causada por la picadura  de un triatomino (o vinchuca) infectado con el Trypanosoma cruzi. La Guyana Francesa tiene 14 de las 27 especies reconocidas de triatominos de América Latina.

Los investigadores también verificaron que la lluvia contribuye a la proliferación de los insectos vectores.

El estudio recolectó ocho especies, incluyendo la dominante (Panistrongylus geniculatus), encontrando que donde las especies domésticas eran escasas debido al uso de insecticidas, la prevalencia de las especies intrusivas aumentaba hasta 7 por ciento.

John Lindo,  profesor de microbiología de la Universidad de las Indias Occidentales, señala la urgente necesidad de investigar más la enfermedad, pese a que hay pocos casos reportados en los países del Caribe, como resultado del extenso trabajo de la Organización Mundial de la Salud para reducir su transmisión en la región.

En un artículo publicado en 2012 [1], Lindo señaló que la enfermedad también puede transmitirse consumiendo jugos y carnes contaminadas con el parásito, por transfusión de sangre, y de madre a hijo.

Recuerda que la enfermedad “no tiene vacuna y tampoco hay beneficios comerciales para crearla”.

Gourbiere y su equipo diseñaron y mapearon diversos métodos para atrapar, identificar y clasificar los triatominos de acuerdo a sus subespecies, distribución y esperanza de vida en diversos escenarios, y para comprobar el T. cruzi.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s